• Laura de Elaisian

Antracnosis o aceituna jabonosa del olivo

El olivo (Olea europea) es una planta resistente, centenaria, que se adapta a condiciones climáticas difíciles.


Pero también es cierto que esta planta, como todo el mundo vegetal, tiene una estrecha interrelación con los microorganismos del entorno. Relaciones que pueden tener efectos positivos o, en el caso de los organismos patógenos, negativos.


Entre los principales patógenos de esta planta hay uno que se desarrolla con mayor virulencia en esta época del año, la antracnosis del olivo. Fue descrita por primera vez en 1889 por Almeida como Gloeosporium olivarum Alm. y posteriormente vinculada al agente fúngico Colletotrichum gloeosporioides Penz.


En realidad, hasta ahora se han identificado varias especies y subespecies del patógeno, desarrolladas según rangos geográficos más afines a cada una. Es un hongo imperfecto y anamórfico de Glomerella cingulata (Stonem.) su forma perfecta.

Los hongos, a diferencia de los insectos, realizan decenas de generaciones en un año y, como tales, tienen la capacidad de reproducirse a un ritmo elevado en las condiciones climáticas adecuadas y de permanecer inactivos o en reposo durante los periodos adversos.


Mecanismo de acción


La antracnosis tiene dos tipos de infección: activa (primavera-otoño) y latente (verano). Este patógeno sobrevive al frío invernal pasando el invierno en todos los órganos de la planta, en las ramas, las hojas y especialmente en los frutos, en el árbol y en el suelo.

Primero se desarrolla a través de pequeñas aberturas naturales en la planta, como lenticelas y estomas, o a través de heridas y lesiones en los órganos leñosos.


1. Ciclo Antracnosis

Las condiciones primaverales, con temperaturas suaves, lluvia y humedad, permiten al patógeno iniciar su ciclo anual. De hecho, la antracnosis, como la mayoría de los hongos, tiene una gran capacidad de desarrollo en estas condiciones debido a la presencia de agua que transporta los conidios (esporas para la reproducción agámica del hongo) y de humedad que permite el crecimiento de las colonias.


Las temperaturas favorables para el patógeno se sitúan en torno a los 16 a 25 °C, con un óptimo de 22 a 24 °C y una elevada humedad del aire.


Se pueden identificar dos períodos clave de la fenología del olivo que están estrechamente relacionados con la virulencia del patógeno: la floración y el envero.


La floración está ligada a las infecciones primarias, a través de las cuales el patógeno se establece en la vegetación joven y en las flores, actuando como inóculo durante la formación del fruto. En esta fase, el mecanismo del hongo está activo, pero los síntomas apenas son visibles; un ojo entrenado podría notar desecación, manchas y caída de las flores.


Otro vector de propagación del hongo es otro patógeno, la mosca del olivo, que, a través de sus picaduras en las drupas, es capaz de transportar e inocular el hongo directamente en el fruto.


El aumento de las temperaturas y la reducción de las precipitaciones y la humedad frenan la capacidad reproductiva y vital del hongo, que entra en fase de letargo en verano.

Con la vuelta de las temperaturas óptimas y las lluvias, a partir del final del verano y durante la fase de envero, comienza a desarrollarse de nuevo y es aquí donde se notan los síntomas evidentes de las infecciones secundarias.


De hecho, las aceitunas en crecimiento comienzan a desarrollar manchas marrones cada vez más profundas, formando manchas necróticas, negras y blandas que se endurecen en poco tiempo y se vuelven correosas.


2. Hendiduras necróticas

En esta fase, el hongo está expandiendo su micelio dentro de los tejidos del fruto, con el riesgo de reducir la cantidad y la calidad de la producción del año.


Las aceitunas momificadas y la vegetación atacada serán el origen de las infecciones del año siguiente.


Daños y defensa


La enfermedad presenta dos síndromes diferenciados. El más conocido es la podredumbre de las aceitunas que se produce durante otoño-invierno. En los frutos afectados, forma acérvulos que producen abundantes conidios embebidos en una matriz anaranjada cuando las condiciones ambientales son húmedas. Este síndrome ha llevado a los olivicultores a denominar a la enfermedad como “Aceituna jabonosa” (Moral, 2008) como veremos a continuación ambientales son húmedas. Este síndrome ha llevado a los olivicultores a denominar a la enfermedad como “Aceituna jabonosa” (Moral, 2008) como veremos a continuación.

En primavera, se observa la caída de las flores y una ligera sequedad de las hojas.

En las hojas aparecen manchas cloróticas y amarillas que tienden a agrandarse, volviéndose más oscuras y llegando al limbo.

En las ramitas forma manchas secas, blanquecinas, redondas y ligeramente irregulares, con desecación de los órganos afectados.

El resultado es una reducción de la masa foliar y de la capacidad fotosintética de la planta.

Los principales daños se observan en el fruto con la momificación (la drupa se convierte en un cuerpo negro, arrugado y correoso), el marchitamiento y la reducción de la calidad.

El aceite obtenido de las drupas enfermas presenta valores de acidez incluso superiores al 30-32% y un color púrpura (Nigro, 2015).

Las aceitunas momificadas en el árbol y en el suelo representan el principal inóculo del hongo.


La podredumbre y la caída de los frutos pueden causar importantes pérdidas de producción.


La defensa debe ser preventiva y preferiblemente con métodos de control biológico o de gestión integrada de plagas.


Mediante la poda se pueden eliminar las ramas infectadas y los frutos momificados, pero esto no siempre es conveniente tanto en términos económicos como vegetativos.

El método utilizado normalmente incluía, en los años buenos, hasta 2-3 tratamientos de cobre a partir de finales de septiembre, modulados según la gravedad de las infecciones y la tendencia climática (Martelli y Piglionica, 1961; Graniti et al., 1993).


Actualmente, se prefieren los tratamientos de prefloración con productos a base de cobre (hidróxido, oxicloruro, óxido y sulfato) o con triazoles (tebuconazol) y estrobilurinas (trifloxistrobina y piraclostrobina).


Nigro et al. con ensayos realizados en el campo en 2015 señalaron la eficacia de algunos productos permitidos, citando, "en particular, los mejores resultados se obtuvieron en las tesis tratadas con tebuconazol + trifluoxistrobin o piraclostrobin - en la prefloración - seguido de mancozeb - o cobre - en el envero" .


Los tratamientos de prefloración y poscosecha se realizan a menudo para contener las infecciones latentes en años con alta densidad de inóculo.


Por último, los tratamientos de control biológico en el envero también se han probado y han dado buenos resultados en las infecciones secundarias.


Elaisian ofrece un servicio de previsión de infecciones de antracnosis, alertando a los agricultores gracias a una aplicación web dedicada, mediante un servicio de notificación para las fases no amenazantes y alertas para las situaciones graves, con una previsión del ataque de hasta 10 días.


Este servicio permite a los agricultores ahorrar en la cantidad de tratamientos y, por tanto, en los costes anuales de gestión.

3. Servicios digitales ofrecidos por Elaisian






7 visualizzazioni0 commenti

Post recenti

Mostra tutti

Mosca del olivo